Hábitat y Vivienda / Prototipo Universal de Vivienda /

Características y beneficios

Universalidad: hace referencia a un diseño pensado para todos, que tiene en cuenta a las personas según sus diferentes necesidades, capacidades y aspiraciones. Como consecuencia, existe una diversidad de alternativas a la hora de planear los espacios en la vivienda, capaces de contener la pluralidad de las condiciones familares: capacidades diferentes, ancianidad, niñez, embarazo, etcétera

Flexibilidad tipológica: suma a los futuros habitantes de la casa en la conformación del hábitat, admitiendo una multiplicidad de variables de crecimiento, que atienden a las demandas del grupo familiar. En este sentido, se incorporan funciones que hacen también a la actividad de una sociedad: comercial, profesional, académica, etcétera.

Diversidad en la materialización: está orientada a la búsqueda de los recursos disponibles en el territorio. Aprovechando las potencialidades de cada localidad (y su área de influencia), se presenta una oportunidad para el crecimiento de las economías locales. También se plantea la incorporación de cooperativas, microemprendimientos y empresas capaces de proveer productos y servicios vinculados a la producción del hábitat.

Eficiencia energética: promueve políticas orientadas a la generación de un hábitat sostenible. El aprovechamiento y utilización de energías renovables ponen de manifiesto la intencionalidad del Estado de intervenir en la modificación de los patrones de consumo y producción energética, orientados al beneficio del ambiente socioeconómico y natural en los que el individuo se realiza.