Energías Renovables

Según la Ley Provincial 12503, son energías renovables todas aquellas que se producen naturalmente, en forma inagotable y sin ocasionar perjuicio al equilibrio ambiental.

Es decir, son aquellas energías obtenidas de fuentes que se regeneran a una tasa mayor que la de su consumo. Podemos citar, a manera de ejemplo, las siguientes: solar térmica, solar fotovoltaica, eólica, energía de la biomasa, hidráulica, geotérmica, mareomotriz, biogás y biocombustibles.

En contraste, se encuentran las conocidas no renovables, que son aquellas cuya fuente disminuye sustancialmente a medida que las consumimos. El desarrollo de estas fuentes de energía no renovables ocurrió hace millones de años y en razón de su fuerte explotación durante el siglo pasado y el actual su cantidad disponible disminuyó, a la vez que su costo se incrementó. En el caso del petróleo y sus derivados, el gas de pozo y el carbón mineral, todas energías provenientes de fuentes fósiles.

Estas fuentes de energía no renovable, que en algún tiempo dejarán de existir, tienen una combustión que produce emisiones de CO2, lo que genera el denominado “efecto invernadero”. Es necesario entonces comenzar a limitar su uso y reemplazar esas energías por otras, llamadas “limpias”.