Jubilaciones y Pensiones / Pensiones /

Pensión por fallecimiento de un activo

Esta pensión busca proteger a la familia del trabajador en caso de fallecimiento de éste. Para estos casos la normativa estipula quiénes son aquellas personas que pueden acceder al beneficio, quiénes no tienen derecho al beneficio y los supuestos en que el derecho se extingue.

Entre las personas que pueden solicitar el beneficio están:

-La viuda o viudo

-La conviviente y el conviviente: en estos casos es requisito que el o la causante esté separado de hecho o legalmente, o haya sido soltero, viudo o divorciado y hubiera convivido públicamente en aparente matrimonio durante por lo menos 5 años inmediatamente anteriores al fallecimiento. Este plazo de convivencia se reduce a 2 años cuando hay descendencia reconocida por ambos convivientes. Asimismo, hay que tener en cuenta que, el o la conviviente excluirá al cónyuge supérstite cuando éste hubiere sido declarado culpable de la separación personal o del divorcio. En caso contrario, y cuando el o la causante hubiera estado contribuyendo al pago de alimentos o éstos hubieran sido demandados judicialmente o el o la causante hubiera dado causa a la separación personal o al divorcio, la prestación se otorgará al cónyuge y al conviviente por partes iguales.

-Los hijos solteros e hijas solteras y las hijas viudas: en estos casos es necesario que no gocen de jubilación, pensión, retiro o prestación no contributiva, salvo que opten por la pensión que acuerda la Ley Nº6915, percibiendo el beneficio hasta los 18 años de edad. Cabe aclarar que este límite de edad no rige si al cumplir los 18 años se encuentran incapacitados. Asimismo, los hijos que cursan regularmente estudios secundarios o superiores -y no desempeñen actividad remunerada- podrán percibir el beneficio hasta los 21 años de edad, salvo que los estudios hubieran finalizado antes.