santafe.gob.ar/noticias

Durante 2016, más de 2300 estudiantes continuaron su escolaridad en la modalidad Hospitalaria y Domiciliaria

El servicio abarca todos los niveles y modalidades de educación.

Educación Entre los objetivos de la Educación Domiciliaria y Hospitalaria se destaca el de garantizar la igualdad de oportunidades y derechos a los alumnos y alumnas.

Jueves 5 de enero de 2017

En el año 2016, más de 2300 estudiantes que se encontraban imposibilitados de acceder a la escolaridad con regularidad debido a razones de salud, pudieron continuar con sus estudios gracias al servicio de Educación Hospitalaria y Domiciliaria.

Según los datos registrados, el año pasado 716 alumnos continuaron sus estudios en la modalidad domiciliaria y 1609 estudiantes lo hicieron a través de la modalidad hospitalaria que funciona en los centros asistenciales Alassia e Iturraspe de la ciudad de Santa Fe; y Centenario, Provincial, Vilela y de Niños Zona Norte de Rosario, acompañados por 1235 docentes.

Al respecto, el secretario de Educación de la provincia, Oscar Di Paolo, sostuvo que “desde el Ministerio de Educación, se destaca el servicio de Educación Hospitalaria y Domiciliaria y sus aspectos que hacen a la inclusión e integración de niños, niñas y jóvenes, garantizando la continuidad de los aprendizajes y, por lo tanto, el derecho a la educación”.

“Queda demostrada -precisó Di Paolo- la actitud solidaria de aquellos docentes que acompañan a los estudiantes en situaciones que atentan contra su bienestar”.

En tanto, la coordinadora de la modalidad Hospitalaria y Domiciliaria, María Cecilia Villarreal, señaló que “durante 2016 se grantizó la educación a 2325 estudiantes de toda la provincia, llegando de este modo a todo el territorio. En Santa Fe, cada estudiante que atraviesa una particular situación de enfermedad, tiene garantizada su trayectoria escolar”, indicó.

Villarreal consideró “fundante el vínculo que se da entre estudiante y docente en un contexto que no es el habitual, que es el hogar o el hospital. Justamente la preservación de este vínculo es la que nos lleva a mejorar y potenciar el trabajo para que la inclusión con calidad educativa se dé en cada espacio domiciliario y hospitalario”.

“Esto refuerza el rol de la escuela como una institución social que se abre al territorio y a otras instituciones, lo cual es posible gracias a la tarea profesional de los docentes que, a diario, materializan estas acciones planificando estrategias y trabajos de acompañamiento a cada trayectoria escolar”, concluyó Villarreal.

LA MODALIDAD
La Educación Hospitalaria y Domiciliaria es el servicio del sistema educativo en los niveles de la Educación Inicial, Primario y Secundario, destinado a garantizar el derecho a la educación de los alumnos que, por razones de salud, se ven imposibilitados de asistir con regularidad a una institución educativa en los niveles de la educación obligatoria por períodos de 30 días corridos o más.

Este servicio -vigente desde 2011 en el sistema público de educación- se desarrolla en el ámbito domiciliario del alumno, o bien en el ámbito del nosocomio que se encuentre internado bajo las condiciones que para cada tipo de atención se prevén.

Los objetivos del servicio de Educación Domiciliaria y Hospitalaria son garantizar la igualdad de oportunidades y derechos a los/as alumnos/as; mantener la continuidad de los aprendizajes escolares; y reducir el ausentismo, la repitencia y la deserción escolar provocada por la enfermedad.

La modalidad se rige por el calendario escolar, iniciando y culminando con el ciclo lectivo de cada año.